Después de una buena temporada sin impartir clases en mi centro, hoy vuelvo a disfrutar de la compañía de los alumnos del curso de diseño web que impartimos en Sevilla para comentar todos los aspectos fundamentales de la ejecución de un proyecto de diseño web por parte de un diseñador web profesional o, según el caso, el dpto. de producción de una empresa de diseño y desarrollo web.

Dicen que “Calidad y es hacer las cosas bien la primera vez” (visto en un concesionario de Ford) y aunque es una frase que pueda resultarnos “presuntuosa” o “extravagante”, también incluye un alto porcentaje de razón. Sólo haciendo las cosas bien y en el menor tiempo posible se puede alcanzar la máxima calidad y productividad en el desarrollo de un proyecto web. Por ello, pretendo retomar la actividad de mi blog compartiendo en varios capítulos “Cómo ejecutar un proyecto de diseño web con garantías de éxito”.

Los que llevamos años dedicándonos a esta maravillosa profesión tenemos claro que cuando presentamos un presupuesto a un cliente, estamos presupuestando además de nuestro know how, nuestra infraestructura técnica y humana, nuestro tiempo. Es algo fundamental, si te organizas con un protocolo de trabajo efectivo que te permita avanzar el proyecto solventando las típicas complicaciones que suelen darse en todo proyecto de desarrollo web, estarás consiguiendo vivir de esto. Y precisamente, de eso se trata. Alcanzar la meta de poder desenvolverse sin ningún tipo de problemas en el desarrollo de esta profesión: diseñador web profesional.

Dicho esto ¿Cuando comienza la ejecución un proyecto de diseño web? 

Prácticamente desde el momento en el que el cliente descuelga el teléfono y te solicita una entrevista, o en su defecto un presupuesto. El proyecto estará marcado en todo momento con lo que se comente en estas primeras conversaciones. El cliente va transmitiéndonos lo que necesita; nosotros por otro lado, le vamos aportando nuestra experiencia para conseguir que, entre ambos se desarrolle el mejor proyecto web posible. Para ello es necesario establecer un buen plan, vamos a ello:

1.- Presupuesto de diseño web, la antesala del proyecto: por experiencia puedo afirmar que este es el principal error que la mayoría de personas que se dedican a esta profesión suele cometer. Más si cabe, en los tiempos que corren en el que por un lado, supuestas “grandes” empresas contratan a otras “empresas” inexistentes para desarrollar su página web. Hace 5 años (wow como pasa el tiempo) escribí un artículo en este mismo blog comentando este aspecto: ¿Cuanto cuesta una web? ¿Cómo valorar un presupuesto de diseño web? y me permito recomendarlo para esta fase del proyecto. ¿Qué debemos tener en cuenta?

  • El contacto: si recibes una petición de presupuesto vía mail, responde cuanto antes. Normalmente, los clientes suelen valorar muy positivamente una respuesta inmediata. Si pasan más de 24 horas es muy probable que alguien se te hay adelantado y hayas perdido tu oportunidad. Llama al cliente aunque sólo sea para decirle que has recibido el presupuesto y preguntarle sobre el tipo de proyecto que tiene pensado.
  • La negociación: sea cual sea el precio que pases por tu trabajo, ten claro que el cliente te lo va a negociar. ¿tienes preparada tu respuesta? ya estás tardando. ¿qué es negociable en un proyecto de diseño web?
    1. Plazos para crear una web: aunque una empresa lleve toda su existencia sin página web, lo normal es que cuando vayan a contratarla, necesiten  la web “cuanto antes”. Incluso te propondrán penalizaciones de X€ por cada día que pase sin publicarse fuera de plazo. Ante esto es importante que se marquen las obligaciones de ambas partes para poder cumplir los plazos: el cliente debe aportar el material y así el proveedor podrá cumplir con los plazos. Superconsejo: no te comprometas a dar un plazo de entrega sin incluir una cláusula que diga algo así: “para poder cumplir con los plazos de entrega establecidos, es necesario que el cliente o parte contratante haga entrega de todo el material necesario para la elaboración del proyecto web, momento desde el cual, se iniciará la cuenta de días propuestos para su ejecución”. No te pilles las manos
    2. Precio de la página web: querrán la web más económica. Ten claro en qué basas el precio de tu trabajo y defiende tu presupuesto. Te van a comparar con gente que incluso las hace gratis.
    3. Contenido del proyecto web: querrán la web más completa. Deja claro que los contenidos los tienen que aportar, o bien debes presupuestarle la redacción de los mismos.
    4. Forma de pago: intentarán correr los mínimos riesgos posible en la contratación, y hacen bien. Tu también debes asegurarte cobrar por tu trabajo.

 

Si hacemos bien las cosas en este punto, le habremos ofrecido a nuestro nuevo cliente una imagen profesional, seria y segura. Lo que necesita para invertir en tu trabajo. Hoy hablaremos de esto y mucho más en nuestro curso de diseño web profesional, porque ser un profesional del diseño web no es saber manejar una determinada herramienta o tecnología.

He dicho! 😉

Próximamente el Capítulo 2: el análisis funcional previo y el definitivo…

 

About Javier Rodríguez

CEO en @xtrared. Ayudo a las empresas a #sermásenInternet a través de #seo #socialmedia #diseñoweb. Orgulloso padre de familia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *