Un viaje hacia la transformación digital: ¿Coges el tren?

Imagina que estás en la cantina de una estación de tren en la que hemos coincidido. Un lugar donde cada uno de nosotros está realizando un viaje y tiene un destino. De momento, no deseo que hagas nada más, simplemente presta atención y lee lo que quiero compartir contigo en las próximas lineas.

Yo desconozco cuál es el destino de tu viaje, De hecho, no sé si estás viajando o, simplemente, pasabas por aquí. Pero siento la necesidad de compartir con vosotros una realidad. Que no es la mía, ni la tuya, simplemente es.

Una realidad que nos dice que estamos experimentando el momento de evolución más radical y acelerado que ha vivido el ser humano. Muchos creen que estamos en una era de cambios, cuando realmente nos encontramos en un cambio de era que está marcado por la velocidad.

Una era veloz en la que no tenemos tiempo de asimilar un nuevo concepto o aplicación, cuando ya aparece el siguiente.

Una nueva era digital que impacta de sobremanera en las empresas, provocando auténticas oportunidades de mejora por un lado; y grandes amenazas para la supervivencia por otro.

Una realidad social, donde la conversación y la colaboración son protagonistas y donde la comunicación ha dejado de ser, definitivamente, unidireccional.

 

Sin duda, estamos en una era más competitiva. Una etapa que exige lo mejor de nosotros mismos de cara a la toma de decisiones.

 

Ciertamente, no estamos en una era de cambios, estamos en un cambio de era.

Entender el nuevo contexto.

Entender este cambio cuanto antes puede suponer una ventaja competitiva determinante. Hoy más que nunca es necesario que los líderes de las empresas puedan decidir desde el conocimiento; frente a la ignorancia que muchos tienen sobre este fenómeno que nos aboca a la cuarta revolución industrial.

No podemos practicar la técnica del avestruz, esperando que la digitalización se implante en piloto automático en nuestra empresa. Tampoco debemos adoptar una actitud de prepotencia como si supiéramos de todo. 

Según un estudio del observatorio digital de Vodafone, sólo el 19% de las pymes, tienen un plan de digitalización. Sin embargo me preocupa más lo que dice la Unión Europea. Que afirma que 1 de cada 3 empresas desaparecerá si no aborda ya su proceso de transformación digital.

En mi viaje, estoy aprendido muchas cosas. 

Lo primero, es que es necesario entender lo que está sucediendo. Lo esencial, en este escenario de cambio continuo, es saber como manejarlo, comprenderlo y aplicarlo.

Entenderlo significa saber que este proceso:

    1. Afecta a todos los sectores y a toda la empresa
    2. Lo provoca la aparición y rápida adopción de nuevas tecnologías disruptivas.
    3. Es un cambio drástico y continuo del comportamiento de los consumidores donde la información que nos aportan los usuarios, se convierte en un activo estratégico.
    4. Aparecen nuevos modelos de negocio. Desaparecen los intermediarios. Emerge la economía colaborativa.
    5. Los competidores pueden estar en todas partes.
    6. El talento digital adquiere especial relevancia.
    7. La ciberseguridad y la privacidad son prioritarias.

 

Escuchar: Mi cliente y el tuyo ha cambiado.

Es evidente que el recorrido que realiza un cliente antes de realizar la compra ha cambiado radicalmente de la mano de la digitalización que estamos experimentando. Hablamos de un cliente que hoy:

    1. Está hiper-conectado y por lo tanto, más informado.
    2. Quiere el control de la relación 
    3. Es social y comparte
    4. Es más exigente con la calidad y la transparencia. 
    5. Decide en tiempo real.

En este viaje, también estoy aprendiendo que de nada me va a servir ejecutar tareas, si no dispongo de una estrategia que de sentido a lo que hago.

Decía Zun Tzu, el general de guerra chino que:

El enemigo que actúa aisladamente, que carece de estrategia y que toma a la ligera a sus adversarios, inevitablemente, acabará siendo derrotado.

 

Es necesario considerar la estrategia digital en la empresa de hoy. Es necesario planificar. Es necesario definir e implantar un cuadro de mando de la transformación. Y para ello es importante saber que “La planificación no es pensar en las decisiones futuras, sino en el futuro de las decisiones presentes”. Planifica el presente para orientar el futuro.

Compañeros de viaje, hoy estoy compartiendo con vosotros mi viaje. Un viaje que lleva a la transformación de mi empresa, de mi actividad y de las personas que me acompañan en este camino.

En ese camino, he descubierto que son 7. Siete son las dimensiones de la transformación digital que el lider de una empresa debe asumir para completar este proceso. Descúbrelos en el video superior.

Actuar

Al líder empresarial de hoy se le presenta un reto sin precedentes: considerar el cambio, la incertidumbre y la innovación continua como base de supervivencia. Algo ciertamente complejo, pero realizable.

Voy a compartir con vosotros, lo que he aprendido en este viaje sobre liderazgo digital:

 

    1. Primero actitud, despues todo lo demás: El líder de hoy debe entender lo que supone el nuevo escenario. Una situación donde equivocarse puede considerarse un error o un aprendizaje. Convertir en cultura corporativa el aprendizaje es un buen comienzo que sentará unas bases sólidas en el proceso de transformación.
    2. Dirigir con el ejemplo: Ya lo decía Einstein, dirigir con el ejemplo no es la mejor manera de influir en el equipo, es la única. De nada sirve trasladar al equipo la relevancia del proceso de trasnformación sino somos parte de ese proceso.
    3. Orientación a resultados desde la experiencia del cliente (customer experience). El cliente quiere ser participe del proceso, no pongamos barreras en la ejecución. Cuando un cliente nos solicite algo que rompa nuestros esquemas, parémonos a pensar si podemos hacerlo y, si esta petición puede suponer una oportunidad de servicio para otros clientes.
    4. Promover la transformación desde las personas. Los líderes tenemos una importante misión. Debemos conseguir que los integrantes de nuestros equipos adquieran las nuevas competencias digitales. Cambiar la forma de trabajar y asimilar la cultura de la empresa en un nuevo entorno. Esto supone paciencia, control, confianza y empatía.
    5. Instala una cultura de aprendizaje e innovación continua. Las empresas que instalan en su ADN la inquitud por aprender, mejorar e innovar son organizaciones motivadas, en las que los cambios se asumen con mayor facilidad y los proyectos fluyen con agilidad. Una organización donde un proceso de transformación digital se ha asimiliado correctamente es aquella en la que el equipo directivo propone un reto, un equipo lo adopta y desarrolla en tiempo record, obteniendo resultados sorprendentes a corto plazo. Un equipo que mira a ese directivo a los ojos y le dice ¿siguiente reto?
    6. Planificando el presente para ganar el futuro: Lo decíamos antes, la planificación no es pensar en las decisiones futuras, sino en el futuro de las decisiones. En el contexto actual, es practicamente imposible planificar una estrategia que permita sostener los objetivos más allá de un año o dos. Por ello es necesario contemplar de forma continua indicadores de cambio, que permita a nuestra organización poder afrontar los nuevos retos que con total seguridad tendremos que afrontar de forma continua.

 

Uno de mis clientes, una marca internacional hotelera dice en unos de sus mensajes que «cuando inicies el viaje, pidas que sea largo, lleno de emociones, que sea largo el viaje y lleno de aventuras». No puedo estar más de acuerdo. 

Las organizaciones empresariales estamos de viaje. Un viaje hacia la transformación digital que empieza por comprender el nuevo entorno y las nuevas ideas y modelos, para inmediatamente después evolucionar nuestra estrategia y ejecutarla de manera impecable. Un viaje en el que las empresas debemos ayudar a las personas que la integran en el camino hacia la transformación. Un viaje a alta velocidad, donde las nuevas tecnologías van a seguir cambiando los comportamientos de los consumidores y los modelos de negocio.

Un viaje apasionante e ineludible. Escoged bien vuestro camino. Uno os llevará a la evolución. El otro os hará formar parte de la historia. 

Buen viaje.

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.